Contacto Directo

Carrera 2 # 26 - 07
Neiva, HUILA

Estamos disponibles. Llame ahora.

“…Por eso, haz ahora todo lo que Dios te ha ordenado.”

Génesis 31:16b NVI

Todos buscamos respuestas a todo, consejo de alguien que nos pueda orientar en la vida, leemos la Palabra de Dios esperando que haya un versículo especial que nos hable exactamente de la situación que estamos pasando, y estoy seguro que lo encontraremos, pero la mayoría de veces que buscamos un consejo sabemos que es lo que tenemos que hacer, pero no lo queremos hacer.

Sé que no me dejaran mentir, pues todos en algún momento hemos pedido un consejo a sabiendas que es lo que tenemos que hacer en esa situación, pero por alguna extraña razón necesitamos que alguien nos diga lo que ya sabíamos que teníamos que hacer.

Es triste realmente cuando sabemos qué decisión tomar, que camino escoger, pero no querer ir allí, sino que esperar hasta confirmar algo que está más claro que el agua.

Y es que humanamente no nos gusta hacer lo que a nuestra voluntad no le parece, es decir, cuando nuestra voluntad no es la misma que Dios quiere para nosotros, entramos en un conflicto que pese a saber qué es lo que tenemos que hacer (por que Dios nos está guiando a eso), nosotros decidimos esperar a que algo ocurra para llevar a cabo lo que desde un inicio sabíamos que teníamos que hacer.

¿Por qué?, ¿Por qué esperar a que algo ocurra para hacer algo que sabíamos desde un inicio que teníamos que hacer?, ¿Por qué esperar una señal del cielo cuando el sentir en nuestro corazón de parte de Dios es tan fuerte que por poco se nos sale el corazón? Y es que somos así, nuestra naturaleza pecaminosa se rehúsa a llevar a cabo lo correcto, pero es que ahora ya no vivimos para nuestra naturaleza humana, sino para Dios que dio todo por nosotros para redimirnos.

Este día te hago una pregunta: ¿Qué es lo que Dios quiere que hagas y hasta la fecha no lo has querido hacer?, y no lo has querido hacer no porque se te haya olvidado o porque no sabías que Dios quería de ti eso, sino porque simplemente estabas haciéndote el disimulado.

Es que hay cosas que no suenan muy bonito, hay cosas que Dios nos pide que no alegran a nuestra naturaleza humana, pero ¿Por qué no hacer lo que Dios te está mandando a hacer? ¿Acaso Dios te mandaría a fracasar?, ¿Acaso su voluntad no es perfecta?, ¿Acaso no dice la Palabra que a los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien?, ¿Entonces?, ¿Qué esperas?

Yo se que tu sabes muy bien qué es lo que Dios está poniendo en tu corazón hacer, eso que en este momento está viniendo a tu mente y a tu corazón, eso que hasta la fecha no has querido hacer o por lo menos no has tenido la determinación de llevar a cabo.

Mas en esta hora te digo: ¿Qué esperas?, no le des vuelta al asunto, lleva a cabo lo que Dios te está impulsando a hacer, no esperes mas, tu sabes muy bien qué es lo que tienes que hacer, ahora HAZLO.

Dios está a la expectativa observándote, esperando que lleves a cabo lo que Él ha puesto en tu corazón, porque quiere bendecirte en sobremanera, pero antes de bendecirte, espera obediencia tuya, pues tu sabes muy bien lo que tienes que hacer.

¡VE Y HAZ LO QUE SABES QUE TIENES QUE HACER!

Share: